Geopolítica del exterminio

Segundo debate

Ciclo de debates feministas «Conversas Latino-americanas»

El jueves 24 de septiembre tendrá lugar el segundo debate del ciclo «conversas latino americanas».

En esta oportunidad debatirán Beatriz Bissio, profesora de Relaciones
internacionales UFRJ y Graciela Rodríguez, socióloga ecofeminista, del Instituto Eqüit y la Red de Género y Comercio (Brasil).

Modera: Tatiana Oliveira.

El debate será virtual y podrá verse en vivo, en portugués o español en los canales de Youtube de:

Canal youtube Inst. Eqüit (portugués)

Canal youtube RGC (español)

 

ORGANIZAN

Instituto Eqüit

Red de Género y Comercio

GIIF – Grupo Investigación e Intervención Feminista

APOYA:

Fondo de Mujeres del Sur

Acuerdo de asociación Mercosur – Unión Europea

DEBATE

Acuerdo de asociación Mercosur – Unión Europea. Análisis de los impactos económicos, ambientales y de género.

Jueves 17 de septiembre, 18.00 hs (Uruguay/ Brasil/ Argentina)

Participantes:
Natalia Quiroga Díaz – Economía feminista.
Alma Espino – Red de Género y Comercio. Ciedur.
Graciela Rodríguez – Instituto Equit. Red de Género y Comercio.
Viviana Barreto – Directora de Proyectos FESUR

De la complejidad interamercosur a la reprimarización. Cuestionamientos al acuerdo desde el Mercosur y desde Europa. Impactos ambientales y en la vida de las mujeres. Agronegocios y destrucción ambiental. Entre la enfermedad y el asesinato de los/as defensores de la tierra y el territorio. La estrategia europea: “de la granja a la mesa” y el acuerdo con el Mercosur.

Inscripción gratuita completando este formulario.

Organiza: Articulación Feminista Marcosur
 
 
 
 
 

 

Silvia Federici y Sonia Guajajara en el primer debate

“Cuerpos y territorios: nuevas fronteras extractivas del capital en América Latina”

Ciclo de debates feministas «Conversas Latino-americanas»

Se realizó el primero de los debates feministas del ciclo Conversas latinoamericanas, “Cuerpos y territorios: nuevas fronteras extractivas del capital en América Latina”. En época obligada de virtualidad, más de tres mil personas asistieron al debate través de diversas redes sociales.

“Necesitamos tener un pensamiento crítico de la realidad y, en este momento, precisamos hacer un profundo diagnóstico de la región y que ese diagnóstico nos sirva, tenga consecuencias para buscar salidas y para construir alternativas estratégicas; a veces hacemos un buen análisis de una situación, pero eso luego no se ve reflejado en las realidades y en las prácticas”, dijo la moderadora y organizadora del ciclo Graciela Rodríguez, al introducir a las dos disertantes del debate, Silvia Federici y Sonia Guajajara.

 

Las nuevas fronteras extractivas del capital

Silvia Federici no necesita presentación, es profesora e investigadora, referente inevitable del feminismo y, como señaló Graciela, “una persona de una honestidad intelectual y de una generosidad sin par; cada una de sus frases es una enseñanza. Está por lanzar un libro que ya en el título nos trae muchas esperanzas y expectativas, muchas posibilidades de construcciones, nuevas formas de pensar este mundo: Encantar el mundo, el feminismo y las políticas de los comunes.”

Silvia comenzó el debate explicando cómo están conectadas hoy en día la política extractivista con la violencia hacia las mujeres:  «El extractivismo, modelo de desarrollo dominante en gran parte del mundo, “es un modelo genocida que desplaza de su territorio a millones de personas, que produce hambre, violencia, y sobre todo violencia sobre las mujeres”, explicó. “Y aquí impera el extractivismo porque en este modelo hay liderazgo del sector energético, de la minería, de la extracción petrolera. Se conecta directamente con el intento de construir nueva tecnología que sirve para reemplazar al trabajo.”

“Los productos se exportan y la gente de la localidad donde se produce la extracción están incapacitados de consumirlos. Es una política genocida porque destruye el territorio, con la contaminación, con el reemplazo de la producción de comida, con la soja, etc. No permite vivir a la gente, que debe morir de contaminación, de hambre o emigrar. El extractivismo está vaciando los territorios. Y por eso se conecta muy directamente a la violencia contra las mujeres. Porque hoy las mujeres campesinas, indígenas, son las que están en la primera línea de lucha contra el extractivismo. Y son el mayor obstáculo a la penetración del capitalismo en su territorio. Estas mujeres son el sujeto primordial del sostenimiento de la vida”.

Silvia Federici se refirió también a otro tipo de extractivismo, que excede al mineral y agrícola e incluye el financiero. El extractivismo amplio, del que habla Verónica Gago en su libro Potencia feminista. “Significa que hoy, en cualquier parte del mundo, para reproducirnos, somos obligadas a usar herramientas financieras, como la tarjeta de crédito. Somos, sobre todo, obligadas a endeudarnos. La deuda es una forma de extractivismo porque roba, extrae recursos, bienes, riqueza social de las comunidades. Es una medida de empobrecimiento, de desertificación del territorio social, de los territorios urbanos. Es importante ver la conexión de las dos formas, porque es a través de la deuda, de la financierización de la vida cotidiana, que el extractivismo mineral, agrícola, puede acumular una inmensa riqueza. Y nos endeudamos porque debemos pagar el transporte, la luz, el gas, la comida. Y cada uno, pagando el transporte, la luz, la comida, pagamos a las grandes compañías petroleras.” Nuevamente las violencias sobre las mujeres: “La mujer endeudada es mucho más vulnerable a la violencia que la te tiene recursos, que puede ser más independiente”.

 

Viejo nuevo extractivismo

Sonia Guajajara es coordinadora de la APIB, Articulación de Pueblos Indígenas Brasileños, la mayor organización de pueblos indígenas del país. Está al frente de esos procesos de resistencia y lucha contra el extractivismo que está avanzando cada vez más sobre los territorios, vaciándolos, sobre todo de los pueblos indígenas, que son quienes precisamente viven y cuidan esos territorios desde hace muchos siglos.

Tuvo un rol central en la organización de la Marcha de mujeres indígenas en Brasilia de 2019, y fue precandidata a vicepresidenta por el PSOL en 2018.

“Cuando miramos los últimos 500 años de Brasil, de invasión europea y todo lo que ha representado esa expansión, la población y colonización de América Latina, eso ya dice mucho de la explotación de los cuerpos y territorios -comenzó Sonia Guajajara-. Todo plan de desarrollo nacional o de progreso de país ha tenido como base la explotación y exterminio de los pueblos indígenas. Siempre se piensa en el progreso a partir de la muerte: del territorio, del cuerpo, de las personas, de la biodiversidad, del medioambiente. El progreso siempre viene pensado como un sinónimo de destrucción. Y todo ese plan ha tenido como base principalmente la explotación del cuerpo de las mujeres. Me imagino cuántas mujeres indígenas han sido violadas durante ese período de sangre violento de la colonización, del imperialismo, de la dictadura y que perdura hasta hoy. Esas prácticas coloniales siguen muy vivas hasta ahora.”

“Cuando hablamos de ese Brasil hoy multicolor, mixturado, como decimos, es fruto de las niñas, mujeres que han sido llevadas por los varones del café, del cacao, que las robaban violaban, abusaban, mataban, robaban a sus hijos si era niño, y si era niña la abandonaban con la madre. Mucha gente hoy en día ignora su origen.”

“Y el plan de desarrollo que tenía como base el exterminio de los pueblos indígenas sigue siendo el de hoy. Nuestros pueblos siguen siendo expulsados, explotados y las mujeres siguen siendo vistas como objeto.

“Cuando se habla de las mujeres y cuando se habla de territorio nosotras nos sentimos la propia tierra. Estamos muy cercanas al territorio. Nos vemos junto a ese conjunto de bienes naturales que son el agua, la biodiversidad, los animales, la selva. Nosotras somos todo eso. Por eso la Primera Marcha de las Mujeres Indígenas que fue el año pasado en Brasilia -y que fue la primera marcha de mujeres indígenas del mundo- ha tenido este lema: ‘nuestro territorio, nuestro cuerpo, nuestro espíritu’, entendiendo a la tierra como eso sagrado que nos garantiza la vida. No hay posibilidad de separar este conjunto. Cuando nos enfrentamos en defensa de los derechos territoriales ponemos a disposición de esa lucha nuestros cuerpos. Cuando hay un ataque, cuando violentan la tierra, nuestro cuerpo también es totalmente impactado”.

 

Reencantar el mundo

Graciela aprovechó las palabras de Sonia para poner el foco en los modos de producción indígenas, “que tienen relación con la comunidad y con el cuidado, que son contrarios a esa destrucción inherente al progreso. Cómo esos modos de vida pueden ser un ejemplo. ¿Puede considerarse una nueva forma de reencantar el mundo?” la pregunta fue para Silvia Federici, en relación a su último libro.

“La gran continuidad entre el extractivismo financiero y mineral provoca la necesidad y continuidad de nuestras luchas, respondió Silvia. La digitalización de la vida, del trabajo, de la organización política, es muy problemática. La producción digital está destruyendo al mundo, es la destrucción de los comunes. La extracción de litio, de cobalto, significa la destrucción de comunidades enteras. Todas las luchas están conectadas: cuando rechazamos pagar la luz, estamos luchando también contra las mineras y petroleras. Reencantar el mundo es salir de esta sociedad, de esta lógica capitalista que somete la producción a la destrucción.

Recuperar la relación con la naturaleza, los minerales. Todos los días desaparecen miles de animales. Las selvas del mundo se están quemando. En California amanece con una nube tan negra que hacía pensar en un invierno nuclear; tan fuerte es la contaminación. Reencantar al mundo es cambiar, poner la vida en el centro; una producción de vida en vez de producción de la miseria.”

Sonia, activista por la subsistencia de un modo de vida que precisamente pone a la vida en el centro, explicó que “nos oponemos a ese modelo depredatorio y opresor. Luchar por el territorio tenemos que entender que es luchar por la igualdad, la democracia. Y es necesario democratizar el uso de la tierra, descentralizar el uso de la tierra. Si no rompemos con eso ahora, estamos siendo conniventes; acelerando el caos del planeta.”

“En realidad hablamos de nuevas formas de vida, de alternativas. No son nuevas, sino que hay que rescatar esas formas de vida. El capitalismo ha demostrado que no funciona, solo una elite se beneficia. Cuando hablamos del porcentaje de tierras en manos indígenas, que son el 14% del territorio nacional, para mucha gente eso es demasiada tierra. Y pocas personas cuestionan que el 46% está en manos del 1% de las personas. Si comparamos qué hay en territorio indígena: agua limpia, alimentación sin veneno, floresta de pie, animales vivos, frente al 46% de las tierras en manos del agronegocio, las industrias, la minería: monocultivos, agrotóxico, destrucción, contaminación de alimentos y gente…”

“Dejamos de producir lo que comemos para producir soja. Lo que realmente comemos, es producido por agricultura familiar. Por eso hay que democratizar el uso de la tierra: desmarcar territorios indígenas, quilombolas, fortalecerlos, hacer la reforma agraria y posibilitar la agricultura familiar, lo que garantiza el equilibrio, del clima, medio ambiente, la sostenibilidad de la vida”.

 

Los procesos de militarización

La siguiente pregunta de Graciela Rodríguez puso la atención sobre el proceso de militarización que se está dando en toda la región de América Latina, para reforzar el modelo extractivista de desarrollo, y en qué medida ese proceso disgrega a las comunidades.

“Cuando se habla de desplazar a millones de personas la militarización es inevitable, -advirtió Silvia Federici-. No se puede imponer una forma de vida de otra manera. Lo vemos también en los Estados Unidos. La policía a Nueva York es el séptimo ejército del mundo. Hay una matanza continua. Hay una militarización de la vida. La policía misma adopta hoy en la calle la misma lógica de armas que usan en Afganistán, en la guerra. No hay distinción entre el militar y la policía. Trump ha mandado militares a las ciudades donde hay manifestaciones. Yo creo que acá también vivimos un golpe no declarado -sentenció refiriéndose a los Estados Unidos, donde se encuentra actualmente-. El gobierno está adoptando medidas que no son legales.”

“Hay una relación directa entre la forma de acumulación, las formas genocidas y la forma de militarizar el territorio”, concluyó.  

Graciela recordó que en Brasil, el presidente Bolsonaro puso al frente del Consejo Nacional de la Amazonia Legal al general Hamilton Mourão, lo que significa la militarización del proceso decisorio y de los organismos de fiscalización y control del tema ambiental.

“El Consejo de la Amazonia es una forma de esconder o camuflar todo el plan de destrucción que está planeado -agregó Sonia Guajajara-. Se crea para decir que hay una instancia de discusión, pero funciona como escudo para parar todas las denuncias que estamos haciendo. Los incendios están un 73% más altos que el año pasado por esta misma época; hay 20.000 focos en la Amazonia brasileña.”

 

Construir puentes y alternativas

Silvia Federici investiga desde hace décadas los movimientos feministas en todo el mundo. “Yo creo que es necesario reconstruir un poder de abajo, una fuerza de abajo. Nuestra lucha, de las mujeres, debe tener una mirada transnacional. Porque hoy el capitalismo está operando y construyendo poder sobre la capacidad de dividirnos. Tenemos que juntar nuestra lucha. Esto está pasando. Las luchas de las mujeres en América Latina, no solo redes de mujeres indígenas, campesinas. La lucha del campo se tiene que juntar con los barrios, el lugar urbano, porque el enemigo es el mismo, y es la misma dinámica que empobrece a ambos.»

«Hay una necesidad de fortalecer el tejido social. De reconstruir la comunidad como un contrapoder que se pude enfrentar al Estado. Porque la mayor parte de la violencia contra las mujeres viene del Estado, de la policía, los militares; también las compañías.”

Sonia reflexionó también acerca del mejor camino para combatir estas nuevas fronteras del extractivismo: “Me gustaría mucho que podamos articular y aprovechar este ciclo de debates para pensar adónde queremos ir, qué sociedad queremos para el futuro, construir esos puentes. No podemos construir muros. Puentes que conecten continentes. Que las mujeres seamos esos puentes.»

«No podemos dejar que esta pandemia pase para volver al mismo lugar donde estábamos.

Necesitamos juntas reconstruir el país, la sociedad, el mundo que queremos. Un mundo más igual que respete los modos de vida, los derechos, a las mujeres, que tengamos más empatía. Y el pacto de romper con el fascismo, el machismo y el racismo. Solo así vamos a conseguir esa libertad y esa justicia que el mundo necesita”.

 

Los debates serán virtuales y podrán verse en vivo, en portugués o español en los canales de Youtube de:

Canal youtube Inst. Eqüit (portugués)

Canal youtube RGC (español)

 

ORGANIZAN

Instituto Eqüit

Red de Género y Comercio

GIIF – Grupo Investigación e Intervención Feminista

APOYA:

Fondo de Mujeres del Sur

Conversas latino-americanas

CICLO DE DEBATES FEMINISTAS

ciclo de debates «Conversas Latino-americanas»

Comienza el 10/09 a las 17.30 hs.

Este jueves 10 de septiembre comienza el Ciclo de debates feministas «Conversas latino-americanas». 

El ciclo proyecta una serie de 9 encuentros virtuales que podrán ser presenciados en vivo tanto en portugués como en español. Contará con la participación de renombradas investigadoras, activistas feministas de diversos ámbitos y procedencias, como Silvia Federici y Sonia Guajajara, quienes abrirán el primer debate, con la mediación de Graciela Rodríguez. 

Representantes del pensamiento crítico al devastador orden neoliberal, no necesitan presentación. Silvia Federici, profesora, escritora y activista feminista italoamericana, una de las feministas fundamentales para entender la relación entre capitalismo y la explotación de la mujer. La autora de la famosa “Calibán y la bruja” y con su segunda publicación publicada en portugués, “El punto cero de la revolución”, participará en el debate con Sônia Guajajara, una de las líderes activistas indígenas más importantes de la actualidad, y coordinadora ejecutiva de APIB – Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil – Amazonia.

El tema “Cuerpos y territorios: nuevas fronteras extractivas del capital en América Latina” busca reflexionar sobre las formas en que el neoliberalismo continúa expandiéndose en sus formas extractivas.

 

PROGRAMA MÓDULO 1:

Módulo I

Neoliberalismo: corpos e territórios 

  1. Corpos e territórios: Novas fronteiras extrativas do capital na América Latina

10/09. 17.30 hs

Silvia Federici

Sonia Guajajara

Mediação: Graciela Rodriguez

 

  1. Geopolítica na era do extermínio

24/09  17.30 hs

Graciela Rodriguez

Beatriz Bissio

Mediação: Tatiana Oliveira

 

  1. Neoliberalismo e subjetividades em disputa.

01/10  17.30 hs

Wendy Brown

Sueli Rolnik

Mediação: Veronica Gago

 

Los debates serán virtuales y podrán verse en vivo, en portugués o español en los canales de Youtube de:

Canal youtube Inst. Eqüit (portugués)

Canal youtube RGC (español)

 

ORGANIZAN

Instituto Eqüit

Red de Género y Comercio

GIIF – Grupo Investigación e Intervención Feminista

APOYA:

Fondo de Mujeres del Sur

Tratados de Libre Comercio y Amazonía

Webinar
 
«Tratado de Libre Comercio Mercosur-Unión Europea, una amenaza a la Amazonía y a los Pueblos Indígenas»

27 de agosto, a las 17 hs de Argentina / Brasil
 
Transmisión por la página de la Asamblea Mundial por la Amazonía: https://www.facebook.com/asambleamazonica
 
Participan:
  • Graciela Rodríguez (RGC / Rebrip, Brasil)
  • Alexandra Almeida (coordinadora del área de petróleo de Acción ecológica Ecuador)
  • Bettina Müller (Powershift Alemania)
  • Javier Echaide (Attac Argentina)
  • Kreta Kaingang (Coordinación ejecutiva de APIB)
Modera:
  • Vanessa Dourado (Plataforma América Latina Mejor sin TLC)
 
 
 
 
 
 

 

A 25 años de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing

Publicación de la Articulación Feminsita Marcosur *

La Articulación Feminista Marcosur – AFM elaboró el informe «A 25 años de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing», con el propósito de evaluar e identificar avances y pendientes. El objetivo es reflexionar sobre las nuevas coordenadas que se abren en esta lucha feminista que, al decir de Isabel Larguía, fue la revolución más importante del siglo XX y, al mismo tiempo, la más larga. Este texto es un esfuerzo por recuperar las dinámicas más importantes desplegadas por los feminismos en el proceso hacia Beijing; un análisis -desde la perspectiva de la AFM- de los aciertos y errores; una reflexión sobre los aprendizajes, las ganancias y limitaciones; una búsqueda de las continuidades, las obsolescencias, los nuevos contextos y las nuevas dimensiones que han expandido y potenciado el horizonte de transformación feminista en la región.

BEIJING 1995

En 1995 se realizó en Beijing la IV Conferencia Mundial de la Mujer. A ella asistieron representantes de 189 países, tanto pertenecientes a gobiernos como a organizaciones y movimientos feministas de todo el mundo. El resultado de ese encuentro fue la aprobación de una declaración política y de la Plataforma de Acción Mundial (PAM), que aglutinó compromisos de actuación, en 12 esferas principales, para los derechos de las mujeres.

En esta IV Conferencia, a diferencia de las anteriores (1975, 1980, 1985), fue masiva la participación de la sociedad civil, expresada en los movimientos de mujeres y movimientos feministas. Para la región latinoamericana y caribeña la decisión de asumir esta participación no fue automática, no fue espontánea. Fue una participación disputada en abierta confrontación con la ONU, exigiendo el cambio de la que habían nombrado como coordinadora responsable de la región y colocando una propuesta propia, autónoma. Esta disputa dio sus frutos. Fuimos la única región que dio y ganó la batalla contra el autoritarismo de Naciones Unidas, logrando que nuestra propuesta para el cambio de la coordinación fuera aceptada. El entusiasmo por ese primer triunfo nos impulsó a concebir nuestra participación en la Conferencia de Beijing como un proceso para incidir en el documento que iban a aprobar los gobiernos, y, al mismo tiempo, impulsar la participación activa, organizada, descentralizada, de los feminismos de la región.

DESCARGAR PUBLICACIÓN

*Información extraida de AFM

“Todas somos Trabajadoras” en tiempos de pandemia

Proyecto audiovisual

Instructivo para realizar los videos (traducido al Qom)

“Todas somos Trabajadoras” en tiempos de pandemia

La provincia de Chaco es una de las más castigadas por el Covid-19 en Argentina. El grupo de Mujeres Alpi, de Colonia Aborigen y las Mujeres Campesinas de la Cooperativa Poriajhú, de la localidad de Sáenz Peña son dos de los colectivos que forman parte del proyecto “Todas somos trabajadoras, – Alianzas por la Justicia Económica y la resistencia a la explotación del capital, el patriarcado y el racismo” en Argentina.

Ambos grupos, con la coordinación de la CTA de Chaco, comenzaron un proyecto audiovisual cuyo objetivo es registrar y visibilizar las experiencias de trabajos de cuidados, la organización familiar y comunitaria indígena en tiempos de pandemia y aislamiento preventivo obligatorio, el trabajo de siembra, cuidados de la tierra, preparación de alimentos y conocimientos ancestrales de la agricultura familiar que diariamente llevan adelante las mujeres de estas comunidades de la provincia del Chaco.

Aquí el video instructivo para realizar las grabaciones traducido al Qom.

Realizado por Mónica Adriana Romero

Traducción al qom: Rosana González

Con el apoyo de Liderando desde el Sur.

Proyecto «Todas somos trabajadoras»

Con el apoyo de Fondo de Mujeres del Sur

VER VIDEO

30 de julio: Día mundial contra la trata de personas

En 2013 la ONU estableció el 30 de julio como el día Mundial contra la trata de personas.

Según la ONU, en el mundo:

  • La trata de personas es utilizada en explotación sexual, trabajo forzado, mendicidad forzada, matrimonio forzado; para vender niñxs y como niñxs soldados, así como para extraer órganos.
  • Las mujeres representan el 49% y las niñas el 23% de todas las víctimas de la trata.
  • La explotación sexual es la forma más común de explotación (59%) seguida del trabajo forzado (34%).
  • La mayoría de las víctimas de la trata son víctimas dentro de las fronteras de sus países; las víctimas de la trata en el extranjero se trasladan a los países más ricos.

La definición consensuada a nivel mundial es la que brinda el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Conforme este instrumento Internacional, la trata de personas es “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una personas que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajo o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”

En la Argentina la definición que se ha adoptado en el año 2008, mediante la Ley Nº 26.364 de prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus victimas refleja la misma definición de las Naciones Unidas, con la adición de otra modalidad de explotación que es la extracción ilegal de tejidos humanos.

 

Peligra el Sistema Nacional de Cuidados

Uruguay

El Sistema Nacional de Cuidados de Uruguay ha sido tomado como ejemplo en todo el mundo de un país que considera a los cuidados como una política de Estado. Sin embargo, en los últimos meses, numerosas organizaciones sociales y las instituciones que integran el Comité Consultivo de Cuidados manifestaron su preocupación por las medidas que el gobierno de Luis Lacalle Pou está tomando al respecto, a las que consideran un signo claro de desmantelamiento del Sistema.

Por ello publicaron una carta abierta que aquí reproducimos:

Carta abierta a la Junta Nacional de Cuidados, a la Secretaría Nacional de Cuidados y a toda la ciudadanía

Desde las organizaciones sociales e instituciones que conformamos el Comité Consultivo de Cuidados, queremos expresar nuestra inmensa preocupación por la situación que atraviesa el Sistema Nacional Integrado de Cuidados en Uruguay (SNIC).

En primer lugar, el Comité Consultivo de Cuidados fue creado en el 2015 a partir de la Ley Nro 19.353 y agrupa a representantes del sector académico, de trabajadores y trabajadoras, de la sociedad civil y de los prestadores de servicios de cuidado. Este organismo tiene como objetivo «asesorar a la Secretaría Nacional de Cuidados, sobre las mejores prácticas conducentes al cumplimiento de los objetivos, políticas y estrategias correspondientes al SNIC».

Desde su creación este órgano ha velado por el cumplimiento de los objetivos de la Ley, aportando con el conocimiento acumulado en los ámbitos de representación. Un órgano como el Comité Consultivo de Cuidados es central para cualquier gobierno que considere relevante la participación ciudadana en todos los temas de interés porque implica tener voz en el diseño, implementación y evaluación de una política tan central como los cuidados para el bienestar y el desarrollo económico y social del país. La importancia de la participación ciudadana es clave para la construcción de sociedades más democráticas, pensar la política pública como una acción que se construye colectivamente debería ser prioridad para cualquier gobierno.

Es por esto, que nos sentimos en la obligación de dirigirnos a la ciudadanía para expresar nuestra preocupación con la situación que estamos atravesando debido a los cambios que se están produciendo en el SNIC, de forma de hacer escuchar la voz de la ciudadanía organizada y al mismo tiempo comprender cuál es el rumbo que orientará al Sistema.

En segundo lugar, la ley otorga 120 días a la Secretaría Nacional de Cuidados para elevar el nuevo Plan Nacional de Cuidados para el período 2021-2025, ese plazo venció sin ninguna propuesta sobre los contenidos de dicho plan. No hemos tenido comunicación sobre la construcción de dicho plan ni estamos participando del mismo como Consultivo.

Esto claramente va en contra de la participación ciudadana buscada por esta Ley consagrada por el parlamento nacional y la ciudadanía toda. Luego de definido el nuevo Plan debería aprobarse el presupuesto, condición fundamental, con lo cual, no solo está en peligro el Plan sino los recursos para que el SNIC siga en funcionamiento. No hay política pública que sobreviva sin presupuesto, entendemos que es fundamental que la asignación presupuestal -próxima a discutirse- le asigne recursos al Sistema.

En tercer lugar, preocupa la anunciada unificación de PRONADIS y el SNIC. Consideramos que esta medida representa no solo un debilitamiento institucional de las políticas de cuidado sino, más aún, un retroceso del desarrollo de las políticas sociales, por varias razones que explicaremos a continuación.

La población objetivo de PRONADIS y el SNIC no es la misma. La situación de dependencia no es análoga a la situación de discapacidad de una persona. El SNIC tiene cuatro poblaciones objetivos, y ninguna de ellas es la población con discapacidad per se, sino aquella que también está en situación de dependencia. La dependencia como lo define la Ley 19.353 es «el estado en que se encuentran las personas que requieren de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas y satisfacer necesidades de la vida diaria».

Ni toda la población en situación de dependencia es población con discapacidad (ya que también por ejemplo están los/as niños que son dependientes en función de su edad) ni todas las personas con discapacidad están en situación de dependencia ya que muchas de ellas, pueden realizar sin ayudas las actividades de la vida diaria. De hecho, según la Ley 18.651, una persona con discapacidad es aquella que «padezca o presente una alteración funcional permanente o prolongada, física (motriz, sensorial, orgánica, visceral) o mental (intelectual y/o psíquica) que en relación a su edad y medio social implique desventajas considerables para su integración familiar, social, educacional o laboral».

Otro punto de diferencia son los objetivos de una y otra política, los cuales están relacionados con la jerarquía institucional que tiene cada uno de ellos dentro del Estado. En el caso de PRONADIS es un programa dentro del Ministerio de Desarrollo Social y en acuerdo con la Comisión Nacional Honoraria de la Discapacidad, que tiene como fin promover la rehabilitación y la inclusión de las personas con discapacidad en el ámbito familiar, laboral, social, educativo y cultural.

Este no es el objeto del SNIC, que tiene una estructura organizacional que trasciende al Ministerio de Desarrollo Social, que es uno de los actores principales pero no el único, sino que por el contrario incluye a los Ministerios de Educación y Cultura, de Trabajo y Seguridad Social, de Salud Pública, de Economía y Finanzas, a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, al Banco de Previsión Social, al Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay y al Congreso de Intendentes. El objetivo del SNIC, al contrario del PRONADIS, es proveer, regular y articular servicios y prestaciones de cuidado a la población en situación de dependencia así como reconocer y valorizar a la población cuidadora.

En definitiva, las diferencias señaladas nos enfrentan a una gran incertidumbre que refiere a la inconsistencia de esta fusión y a la posibilidad real de que el SNIC cumpla con los objetivos que plantea la Ley y más aún con la construcción de un modelo corresponsable entre Estado, mercado, comunidad, familias y varones y mujeres, en la provisión de los cuidados.

Como Comité Consultivo manifestamos nuestra insatisfacción con el proceso de comunicación y la falta de intercambios y justificación de las decisiones tomadas y solicitamos urgentes explicaciones a las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social y a la Junta Nacional de Cuidados quienes anunciaron a través de la prensa estos cambios.

Seguimos creyendo que un Sistema de Cuidados fuerte construirá un mejor país para todos y todas, y que ello sólo es posible con la participación de los actores involucrados. Tenemos la esperanza que el gobierno logre visualizar la importancia que tiene y lo priorice.

Por el Comité Consultivo de Cuidados
ANONG CIEDUR FCPU
Comisión de cuidados del PITCNT ONAJPU
DELEGADAS DE LA UDELAR Red Pro Cuidados

«El cuidado comunitario en tiempos de pandemia… y más allá»

Publicación virtual

Ya está disponible

Versión en español

English Version

Ya está disponible la publicación «El cuidado comunitario en tiempos de pandemia… y más allá», que reúne todos los materiales (textos y videos) que formaron parte del Seminario virtual organizado por la Asociación Lola Mora y la Red de Género y Comercio Argentina, y que tuvo lugar entre el 4 y el 14 de junio.

En la publicación pueden encontrarse los textos de Norma Sanchís, Marisa Fournier, Carla Zibecchi, links a videos con las voces de las mismas cuidadoras comunitarias y de representantes de las políticas públicas, así como un compendio de las leyes y proyectos de ley de alcance nacional más relevantes relacionados con los cuidados.

El libro se puede leer aquí en español, o en su versión en inglés:

“Community care during pandemic times… and beyond”.  Norma Sanchís (compiler)

 

 

O Sistema financeiro e o endividamento das mulheres

Ebook

Livro disponível para download aquí

📌 O que é o extrativismo financeiro?

📌 Como o crescente endividamento popular é parte dessa expansão da fronteira de lucro hiperneoliberal?

📌 De que forma isso se conecta com a ilegalidade?

📌 E por que as mulheres, em particular, vêm sendo um forte alvo do endividamento nas populações?

De uns tempos pra cá, fala-se muito da “financeirização da vida”.  Mas o que isso significa?

📌 No livro “O sistema financeiro e o endividamento das mulheres” abordamos o assunto desde a perspectiva da economia feminista.

📌 Nosso objetivo é chamar a atenção para o modo como o capitalismo, na sua forma contemporânea, produz a expropriação financeira da sociedade e das mulheres em particular.

📌 O neoliberalismo avança sobre a esfera da reprodução social, estimulando o endividamento das famílias, que são cada vez mais chamadas a arcar sozinhas com o custo e as responsabilidades pela manutenção da vida.

📌 Na publicação, mostramos que estamos testemunhando uma transformação na lógica do endividamento público e privado.

Em um contexto de limitação dos gastos com políticas sociais, as mulheres, muitas delas chefas-de-família, vêm ocupando o lugar de garantia dos mínimos necessários para a sobrevivência das suas famílias. Os impactos sobre a captura financeira das políticas sociais, do acesso privatizado aos serviços públicos, do disciplinamento do mercado de trabalho são alguns deles.

📌 Correlacionar a ampliação recente do sistema financeiro com sua expansão ao interior da sociedade, e, em particular, com a perspectiva de endividamento das mulheres, nos permitirá lançar luzes sobre a desigualdade social e as novas maneiras da exploração do trabalho com base numa perspectiva de gênero.

«O Sistema Financeiro e o Endividamento das Mulheres»

Graciela Rodríguez (org.)

Autores:

Verónica Gago (AR), Luci Cavallero (AR), Lili Carvalho, Paula Sarno, Tatiana Oliveira e Fernando Amorim

 

Lançamento online a publicação com a participação das autoras/es:

https://www.youtube.com/institutoequit

 

La Red de Género y Comercio reúne a mujeres latinoamericanas interesadas en investigar y difundir los efectos diferenciales de las políticas económicas y los acuerdos comerciales, y los intereses que motorizan las corporaciones transnacionales y otros actores económicos y sociales en la región.

Envianos un Mensaje