Observatorio de ODS

 

CIEDUR y la Red Género y Comercio ponen a disposición del público en general el Observatorio de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)* con enfoque de género para los países del Mercosur.

El Observatorio

El Observatorio forma parte del Proyecto «Justicia económica con equidad de género», realizada con el apoyo financiero de Liderando Desde el Sur y Fondo de Mujeres del Sur Fondo Fms.

Contiene información actualizada a marzo de 2019 sobre el ODS 5 “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas”. Fue realizado en base a información oficial que estaba dispersa en distintos sitios web y ofrece una mirada crítica al avance en las metas planteadas.

Algunas observaciones:
  • Solo Uruguay reconoce que cuenta con marco jurídico para promover, hacer cumplir y supervisar la igualdad y la no discriminación por motivos de género.
  • A pesar de ser un flagelo social, no hay información sobre violencia de género. Sólo Uruguay informa el porcentaje de mujeres que han sufrido violencia: 17,9% de las mujeres que han tenido pareja y es más frecuente entre las menores de 35 años (cerca del 30%).
  • Brasil y Paraguay son los países con niveles más elevados de matrimonio infantil (menores de 15 años). En Brasil es 5,9% (2013) y en Paraguay es 3,6% (2016). El promedio para América Latina es 6,8%.
  • La tasa de embarazo adolescente de los países del Mercosur y América Latina es similar y una de las más altas del mundo: se ubica en 64-68 por cada mil mujeres de 15-19 años.
  • Las mujeres realizan el triple o más del trabajo necesario para el mantenimiento y reproducción de la vida humana.
  • Cerca del 40% de las bancas parlamentarias son ocupadas por mujeres en Argentina, en Uruguay solo 20%, en Paraguay el 14% y en Brasil, 11%.
  • La participación de mujeres en cargos directivos es del 40% en Brasil. En Argentina y Uruguay, del 30-33%.
  • Las mujeres argentinas tienen menor acceso al uso de métodos anticonceptivos y mayor demanda de planificación familiar insatisfecha, lo que significa un menor ejercicio de los derechos de salud sexual y reproductiva.
Aportar datos al Observatorio

Aspiramos a incluir los sitios web e informes que elaboran las organizaciones de la sociedad civil sobre la temática. Participar

 

* Los 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) conforman un conjunto de objetivos globales adoptados en 2015 por los países de la ONU para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse para el 2030.

A un año del asesinato de Marielle

Se cumple un año del asesinato de Marielle Franco y de Anderson Gomes.

Foto: Amanhecer na Lapa-Rio de Janeiro.
Crédito: Clarisse Lissovsky

Novedades en el caso

Hace un año exactamente Marielle Franco, legisladora de Río de Janeiro por el Partido Socialismo y Libertad, mujer negra, lesbiana, de la favela, comprometida con los derechos humanos y que había denunciado la militarización de la ciudad así como los asesinatos de jóvenes negres en las favelas, era asesinada a tiros mientras viajaba en auto. Junto con ella fue asesinado también Anderson Gomes, su chofer.

Con motivo de este primer aniversario se esperan manifestaciones y acciones en ciudades de Brasil y de todo el mundo. Es llamativo en este contexto el anuncio de novedades en el caso tan solo dos días atrás.

Se trata de las detenciones de Ronnie Lessa y Elcio Vieira de Queiroz, dos ex sargentos de la Policía Militar en Río de Janeiro, por ser los presuntos responsables del asesinato.

Los dos ex sargentos, además, han sido señalados como miembros de la milicia Escritório do Crime (Oficina del crimen). Las milicias son grupos paramilitares que actúan en las favelas haciendo negocios ilícitos y no tanto (se han metido en las empresas de servicios, por ejemplo) y que gozan de cierta legitimidad. Cinco miembros de ese grupo acusaron a Lessa de haber sido el autor de los disparos. Veira de Queiroz, que fue expulsado de la policía militar, está señalado como el conductor del vehículo.

Los investigadores sostienen que el crimen fue preparado durante tres meses.

Mónica Benicio, compañera de Marielle, junto con otres familiares y compeñeres, exigen que se investigue quién mandó matar a Marielle y por qué.

«Coincidencias» con Bolsonaro

La fiscalía que investiga el caso considera simplemente como coincidencias algunos hechos que relacionan a estos sospechosos con el presidente Jair Bolsonaro:

Lessa vive en Río de Janeiro, en el mismo condominio de alto poder adquisitivo donde Bolsonaro tiene un departamento y vivió hasta su asunción.

Uno de los hijos de Bolsonaro fue novio de la hija de Lessa.

Veira de Queiroz aparece en una foto abrazado al presidente.

Un tercer sospechoso, el ex capitán Adriano Magalhães, que se encuentra prófugo, también está relacionado con la familia del presidente: su esposa y su madre trabajaron hasta 2018 con Flavio Bolsonaro, cuando era diputado estadual.

A un año del asesinato: ¡Marielle Prensente!

A un año del asesinato, se esperan actos y manifestaciones en todas las ciudades de Brasil y en todo el mundo. Marielle continúa presente en las calles, en cada habitante de las favelas brasileñas.

HOME2019

 

8M: ¡Las feministas paramos!

El 8 de marzo

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que actualmente se celebra el 8 de marzo fue, desde principios del siglo XX, una jornada de huelga, lucha y protestas para exigir mejores condiciones laborales para las mujeres. A partir de 1911 se conmemoró además la muerte de 123 obreras textiles, la mayoría inmigrantes, en el incendio de una fábrica en Nueva York.

Hace unos pocos años, en esta parte del mundo, el 8 de marzo volvió a ser un día de paro. El movimiento feminista recuperó esa tradición al aunar las reivindicaciones de igualdad de géneros, la lucha contra las violencias y las demandas laborales y económicas.

La huelga es la herramienta histórica de les trabajadores para exigir justicia. La detención de la producción sirve para demostrar lo imprescindible que es esa producción para el sistema. Es un derecho garantizado por la constitución nacional.

Primer paro en Argentina y la proyección internacional

A un año de la primera marcha masiva de Ni Una Menos (3/6/2015), y a raíz de la violación y asesinato de Lucía Pérez en Mar del Plata, se realizó el Primer Paro Nacional de mujeres, lesbianas, travestis y trans. Fue el 19 de octubre de 2016.

El 8 de marzo de 2017 se realizó el primer Paro Internacional, con réplicas en numerosas ciudades del mundo. A partir de entonces el Paro se repitió cada 8M y hoy se realiza en 60 países.

 

¿Por qué paramos?

Paramos para exigir justicia y visibilizar las violencias de todo tipo a las que nos vemos sometidas las mujeres y disidencias sexuales:

  • Contra la violencia de género en todas sus manifestaciones

  • Contra los femicidios y los crímenes de odio

  • Contra todos los fascismos

  • Contra el racismo

  • Contra las políticas neoliberales de ajuste, que nos empobrecen y endeudan

  • Contra el saqueo de nuestros cuerpos y territorios

  • Contra la justicia patriarcal

  • Por un reparto justo del trabajo de cuidado

  • Por el aborto legal, seguro y gratuito

  • Por el cupo laboral trans

  • Por una ley de equidad de géneros en el trabajo

Paramos para demostrar que el mundo capitalista produce gracias a nosotras.

Nuestra sociedad funciona en base a una gran injusticia: en la división sexual del trabajo, las mujeres somos las que nos ocupamos mayormente de los cuidados del hogar y la familia. Cuando ese trabajo se contrata en el mercado, debe pagarse. Cuando lo realizamos las mujeres en casa, es invisibilizado y no remunerado. Pero crea riqueza y permite que toda la economía de un país funcione.

Por eso decimos ¡si nosotras paramos, se para el mundo!

En América Latina, las mujeres trabajan entre 20 y 30 horas semanales más que los hombres en las tareas reproductivas y de cuidado, condicionando así profundamente su desempeño en el trabajo remunerado, ya que tienen menos tiempo disponible para ello.

En nuestro continente la proporción de mujeres empleadas en el mercado laboral es del 56%. La de los hombres es del 85%.

Los trabajos a los que accedemos las mujeres son más precarios, informales y peor remunerados que los varones.

De todas las ocupadas en América Latina, 15,5% se emplea en el servicio doméstico, que generalmente se remunera con el menor salario, y muchas veces no está registrado.

Cobramos el 78% del salario que reciben los hombres, sufrimos la desocupación en mayor proporción que los varones, y somos las primeras despedidas en épocas recesivas y de ajuste.

La situación se agrava cuando se trata de lesbianas, travestis y trans.

Por eso las feministas reclamamos una Ley de equidad de géneros en lo laboral que sea antidiscriminatoria y que equipare salarios y días de licencia, entre otros aspectos.

 

Las desigualdades de género son funcionales a la estructura del capitalismo

Porque tiende a la baja del salario general. Además, los grandes contingentes de mujeres incorporados al mercado de trabajo a bajo costo, son un incentivo utilizado por muchos países para convocar inversiones.

En muchos casos, se crea una maquinaria de empleo de mujeres en condiciones precarias que implica desplazamientos desde sus comunidades a los centros de producción. Esto destruye los tejidos sociales y agudiza la vulnerabilidad de las mujeres que, desprovistas de las redes de contención familiares, se ven expuestas a todo tipo de violencias, hasta la más extrema que es el femicidio (como es el caso de las maquilas en México y Centroamérica).

Ante la crisis y la inflación, en los sectores populares, las mujeres somos las que mayormente nos endeudamos para financiar las economías familiares y el consumo diario de alimentos. El endeudamiento a través de microcréditos y sistemas informales de préstamo a altas tasas de interés nos convierte en deudoras. Para garantizar el pago de esa deuda enajenamos nuestro trabajo futuro, cuando no nuestra vida y nuestro cuerpo, y nos vemos sometidas a todo tipo de violencia.

Las mujeres experimentamos la pobreza de manera diferente que los hombres: estamos expuestas a violencias de todo tipo y asumimos el mayor costo humano de la trata de personas.

Argentina: el reclamo por el aborto

Si hablamos de violencias, en Argentina, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito es una deuda pendiente.

El aborto es un hecho. Existe. Se realizan cerca de 500.000 por año. El aborto clandestino es la principal causa individual de mortalidad en mujeres embarazadas.

Acceder a un aborto en condiciones de mediana seguridad es caro, por eso las que mueren son quienes tienen menos recursos económicos.

Las barreras para acceder al aborto son un mecanismo de reproducción de la desigualdad. Detrás de ellas se esconde un negocio millonario en el que se juegan poderosos intereses.

En el país, 3000 niñas y adolescentes son madres anualmente. De esos casos, 8 de cada 10 son embarazos no deseados. Y nuevamente, las jóvenes de sectores populares son las que llevan la peor parte, ya que deben relegar su formación y trabajo para dedicarse a las tareas de cuidado.

El aborto legal, seguro y gratuito es justicia social.
La responsabilidad de los gobiernos

Las decisiones de los gobiernos tienen mucho que ver con la situación desigual de las mujeres.

Las políticas de libre comercio que destruyen las industrias nacionales y las economías regionales, junto a las políticas de ajuste y privatización generan desempleo. Y son las mujeres y los colectivos más discriminados (lesbianas, trans, travestis, transexuales, migrantes, negres, campesines, indígenas), los más afectados.

Las políticas neoliberales que retiran al Estado de las tareas de cuidado (salud, educación, etc.) hacen que estas recaigan mayormente sobre las mujeres.

Paradójicamente, estos gobiernos (y los organismos multilaterales que integran, como la OMC o el G20) han incorporado una retórica que habla de “inclusión”, “empoderamiento” e “igualdad de género”. A menudo propician ciertos tratados con la excusa de que “será bueno para las mujeres” (es el llamado pink washing o lavado rosa). Sin embargo, sabemos que ningún acuerdo que sea inequitativo o injusto para las mayorías populares, será bueno para las mujeres, aunque tenga una cláusula de género.

Y prueba de que se trata de una mera retórica es el hecho de que son esos mismos gobiernos que hablan de inclusión los que avalan la discriminación de género, étnica y racial, que se traduce en la persecución y responsabilización por diversos males a les migrantes, la condena a quienes no cumplen con la norma heterosexual, el enfrentamiento a la lucha de las mujeres por la igualdad de género y el derecho a decidir.

Hay también un intento de apropiarse del lenguaje y banderas de lucha feminista para transformarlos en una agenda de género vacía de contenido. Una agenda que dice que los femicidios son una cuestión de inseguridad, para nada relacionados con la discriminación y violencia económicas que sufrimos las mujeres, lesbianas, travestis, trans.

Pero el movimiento feminista resignificó el concepto de violencia, así como resignificó la idea de un trabajo que produce valor y uno que supuestamente no.

Y tomó las calles contra todos los tipos de violencia, los abusos, los femicidios, la desigualdad laboral, el endeudamiento, el trabajo no pago y la apropiación de nuestro lenguaje, que también es un tipo de violencia.

Las feministas damos nuevos significados al valor del trabajo y al sentido del paro
¿En qué consiste el paro?

El paro es el cese de tareas de todo tipo, ya se trate de trabajo pago como no pago.

Las modalidades son diversas, de acuerdo a las posibilidades de cada una. Pero sin duda es un día para comunicar y hacer visibles todas estas injusticias.

Quienes no pueden suspender el trabajo por algún motivo, hablan con sus compañeres acerca de cuánto se depende de ese trabajo.

En las casas, conversan con la familia y proponen que otros familiares realicen las tareas de cuidado.

Descargar folleto aquí

Panel 5 «Repensando las tramas de violencias contra las mujeres”

VER VIDEO

Panel 5 del 27/11: “En un mundo en convulsión: repensando las tramas de violencias contra las mujeres” del Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista». Organizado por la Red de Género y Comercio.
Modera: Graciela Rodríguez (Inst. Eqüit, Red de Género y Comercio, Brasil)

Desigualdad y violencias urbanas. Ana Falú, (CISCSA, U. N.Córdoba, Red Mujer y Hábitat.)

Violencia de género – Violencia social. María Pía López, (Ni una Menos)

Violencia en los cuerpos y en la política. Lana de Holanda, (Activista trans, ex asesora parlamentaria de Marielle Franco, Brasil).

27 de noviembre de 2018, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

 

 

 

Panel 4 «El futuro del trabajo”

VER VIDEO

Panel 4 del 27/11: “El futuro del trabajo. Más allá de las conceptualizaciones tradicionales: ¿cómo se reformulan las relaciones laborales? ¿Qué tendencias se prevén con las nuevas tecnologías? ¿Cómo se sitúan las mujeres en los escenarios que se avecinan?” del Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista». Organizado por la Red de Género y Comercio.

Modera Alma Espino

Mujeres e Identidades Femeninas Cooperativistas. Violeta Boronat Pont y Gabriela Nacht (CCC e IDELCOOP)

El trabajo en la economía social. Mónica Francisco, (Diputada Estadual, Rio de Janeiro).

Trabajo, paro y movimiento de mujeres. Luci Cavallero, (Ni Una Menos).

Impacto de las nuevas tecnologías en las mujeres. Sofía Scasserra, (Instituto del Mundo del Trabajo, UNTREF).

Sindicalismo y Feminismo. Estela Díaz, (Secretaria de Género, CTA).

27 de noviembre de 2018, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

 

 

 

Panel 3 «Actores y políticas en el capitalismo actual» (Cont.)

VER VIDEO

Panel 3 día 27/11: “Actores y políticas en el capitalismo actual.¿Cómo se desarrollan en América Latina? ¿Qué impactos tienen en las mujeres?” del Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista». Organizado por la Red de Género y Comercio.

Modera: Alma Espino (RGC, CIEDUR, Uruguay)

Las Nuevas Fronteras del Desarrollo y la Cooperación – Cecilia Alemany (DAWN, Uruguay)

Mecanismos de financiamiento e impactos de género. -Verónica Serafini, (Decidamos, Paraguay)

Género y Comercio – Graciela Rodríguez, (Instituto Eqüit, Red de Género y Comercio, Brasil)

27 de noviembre de 2018, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

 

 

 

Panel 2 «Actores y políticas en el capitalismo actual”

VER VIDEO

Panel 2 día 26/11: “Actores y políticas en el capitalismo actual. ¿Cómo se desarrollan en América Latina? ¿Qué impactos tienen en las mujeres?” del Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista». Organizado por la Red de Género y Comercio.

Modera Norma Sanchís

Recursos Naturales y Extractivismo. Marilyn Cañío, (Comunidad Mapuche Cañío, Maitén).

El rol de las Corporaciones Transnacionales. Mónica Vargas, (Transnational Institute).

Deuda y sometimiento. El papel del FMI. Sandra Quintela, (Jubileo Sur, Brasil).

26 de noviembre de 2018, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

 

 

 

Panel 1 “Tensiones geopolíticas actuales”

VER VIDEO

Panel 1: “Tensiones geopolíticas actuales. Disputas por hegemonía y recursos naturales. Agenda del G20. Perspectiva desde la Economía Feminista” del Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista». Organizado por la Red de Género y Comercio.

Modera Norma Sanchís

La coyuntura en el capitalismo actual. Mariama Williams, (South Center, Ginebra). Con traducción en vivo.
Economía financiera y disputas por hegemonía. Mónica Peralta Ramos (Dra. en Sociología, Argentina)
Perspectiva de la Economía Feminista. Alma Espino (Presidenta de CIEDUR, Red de Género y Comercio, Uruguay)

26 de noviembre de 2018, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

 

 

 

Seminario internacional: Apertura

VER VIDEO

Apertura del Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista». Organizado por la Red de Género y Comercio.

Participan:

Norma Sanchís (Red de Género y Comercio, Argentina)

Paula Aguilar (Centro Cultural de la Cooperación, departamento de Género)

26 de noviembre de 2018, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

 

 

 

Foro Feminista contra el G20

El Foro Feminista contra el G20 tuvo sus dos jornadas de sesión en la Cumbre de los Pueblos el 28 y 29 de noviembre, y conlcuyó en la Marcha Fuera G20 FMI.

Cumbre de los Pueblos

Miércoles 28/11
Lanzamiento de la Campaña: “Nuestro Cuerpo, Nuestro territorio”.
Conversatorio sobre los procesos de expropiación capitalista, criminalización y amenazas a lxs
defensoras de los derechos de las mujeres y personas LGTBNB.

 

Conversatorio sobre Economía Digital. ¿Es posible la revolución feminista en
tiempos del 4.0?

 

 

Jueves 29/11 – Carpa frente al Congreso

Conversatorio: feministas internacionalistas ante el G20

 

 

Tribunal Ético Popular, Antirracista y Feminista a las políticas del G20

 

Asamblea Popular Feminista Internacionalista frente a las políticas del G20

 

El Foro Feminista Contra G20 es un espacio de construcción diversa y horizontal que plantea la discusión de la agenda económica global, desde un pensamiento crítico, de reflexión y articulación de propuestas y alternativas al plan neoliberal que propone el arribo del G20 a nuestro país.

Mundo en Convulsión

 Así fue el Seminario Internacional.

Así fue el Seminario internacional «Mundo en convulsión: turbulencias financieras, políticas y tecnológicas. Una perspectiva feminista», realizado en el marco de la reunión del G20 en Buenos Aires. «En realidad no son 20 países; son dos o tres los que definen el escenario mundial; y el resto acompaña, tratando de sacar alguna tajada de esos acuerdos o desacuerdos”, dijo Norma Sanchís, una de las co directoras de la Red; y explicó acerca del seminario: “Como red de Género y Comercio venimos desarrollando una serie de acciones para tratar de trazar puentes y develar las conexiones entre el modelo de desarrollo, las políticas comerciales, los movimientos del capitalismo financiero, y las relaciones de género y las relaciones sociales en general. Ala luz de la teoria feminista y la economía feminista nos proponemos identificar la trama que se genera entre la economía global con los mandatos del patriarcado que sitúan a las mujeres en una situación desventajosa, subordinada y amenazada.”

La primera en tomar la palabra fue Mariama Williams, coordinadora del Programa de gobernanza global para el desarrollo para el South Center, Ginebra, Suiza, cuya área de investigación es la crisis de la crisis de la deuda, la crisis financiera, y el cambio climático.

Luego de referirse a la gran incertidumbre económica que enfrenta el mundo, a los grandes cambios tecnológicos, climáticos, y los conflictos armados, Mariama se refirió a la problemática que hoy muchas naciones toman como propia, que es la del género, pero en general “lo que prevalece sobre todo es una retórica que tiene que ver con la igualdad de los géneros, lo que en muchos círculos feministas se denomina pink washing o lavado rosa. Es decir, se invoca al género como una cuestión instrumental. Por ejemplo. en la OMC (…) algunos países en desarrollo se están resistiendo a firmar algunas normativas relacionadas con la digitalización, por eso se está apelando a ese discurso: hay que avanzar con la digitalización porque va a ser algo bueno para las mujeres,”

Foto Verín Comán

Mónica Peralta Ramos, doctora en sociología, se refirió a la Economía financiera y disputas por hegemonía. “Las sociedades son estructuras de relaciones de poder, que tienen dos formas básicas desde siempre: una es la relación con la naturaleza, que implica el alimentarse, producir, ciertas relaciones del ser humano con la naturaleza, y otra es la reproducción como especie. Y las dos se intersectan. De ahí la importancia de las mujeres y de la problemática femenina, porque es un eje en el cual se intersectan todas las relaciones de poder.

Esto me lleva a otro punto que me parece crucial que es que el poder se reproduce a través de dos ejes: uno es la división: dividir para reinar. El otro es la naturalización: ocultar la segmentación. Transformar la dominación en algo natural, invisible, que no se ve.

Por eso es importante poder desentrañar las estructuras de poder. Y, para las mujeres, no segmentarse y mirar solamente el problema en tanto femenino, digamos, de dominación por el hombre. Sino tratar de integrar todas las formas de dominación que existen a partir de ese núcleo central.

Foto: Verín Coman

Por su parte, Alma Espino de Uruguay, co directora de la Red de Género y Comercio, explicó que “la reunión del G20, las problemáticas a dirimir, sus discusiones y las soluciones que puedan surgir responden a las tensiones políticas, económica y militares de este mundo globalizado.

Paradójicamente, o no, buena parte de los problemas que se van a plantear en estos días han sido originados por los países allí representados. El problema del cambio climático, de la crisis energética y alimenticia , la especulación financiera, esto ha generado una crisis sistémica y civilizatoria.”

Ya se pueden ver los videos del Seminario internacional:

“Apertura Seminario internacional”

Panel 1 “Tensiones geopolíticas actuales”

Panel 2 «Actores y políticas en el capitalismo actual”

Panel 3 «Actores y políticas en el capitalismo actual»

Panel 4 «El futuro del trabajo”

Panel 5 «Repensando las tramas de violencias contra las mujeres”

La Red de Género y Comercio reúne a mujeres latinoamericanas interesadas en investigar y difundir los efectos diferenciales de las políticas económicas y los acuerdos comerciales, y los intereses que motorizan las corporaciones transnacionales y otros actores económicos y sociales en la región.

Envianos un Mensaje